AméricaAntillasCentroaméricaColombiaCosta RicaEconomiaEE.UU.GuatemalaHondurasInternacionalesMedio AmbienteNicaraguaPanamáPolíticaSucesosSudaméricaVenezuela

La caravana de migrantes tiene otro autor invisible

El cambio climático, es uno de los peores promotores del desplazamiento humano

Si bien la violencia y la pobreza han sido citadas como las razones del éxodo de los migrantes centroamericanos que se dirigen hacia la frontera entre México y los Estados Unidos, los expertos dicen que el panorama general es que el cambio en el clima está obligando a los agricultores a abandonar sus tierras, y es probable que empeore, por lo que no serán miles de migrantes centroamericanos los que se desplacen y que han sido descritos regularmente como huyendo de la violencia de pandillas o la pobreza extrema.

Otro factor crucial que impulsa la caravana de migrantes ha sido más difícil de comprender: el cambio climático, la mayoría de los miembros de las caravanas de migrantes provienen de Guatemala, Honduras y El Salvador, tres países devastados por la violencia, el crimen organizado y la corrupción sistémica, cuyas raíces se remontan a los conflictos de la guerra fría en la región.

Los expertos dicen que, junto con esos factores, el cambio climático en la región está exacerbando, y en ocasiones causando, un miasma de otros problemas, incluyendo la pérdida de cultivos y de poder de los campesinos de la subsistencia y advierten que, en las próximas décadas, es probable que empuje a millones de personas más al norte y hacia norteamérica.

«El enfoque en la violencia está eclipsando el panorama general, y es que la gente dice que se está moviendo debido a alguna versión de la inseguridad alimentaria», afirma Robert Albro, investigador del centro de estudios latinoamericanos y latinos de la American University, “la razón principal por la que la gente se está moviendo es porque no tienen nada para comer, esto tiene un fuerte vínculo con el cambio climático: estamos viendo una tremenda inestabilidad climática que está cambiando radicalmente la seguridad alimentaria en la región».

Migrantes del Cambio Climático.
Los agricultores indígenas en Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, han visto cómo sus medios de subsistencia se ven devastados por los acuerdos de libre comercio, los agronegocios, por os cambios en el clima y correrán riesgos desesperados como la migración para ayudar a sus familias.

La caravana de migrantes está llena de delincuentes y musulmanes o de agricultores hambrientos y temerosos

Los migrantes a menudo no mencionan específicamente el «cambio climático» como un factor motivador para irse porque el concepto es tan abstracto y de largo plazo, afirma Albro, pero las personas en la región que dependen de las fincas pequeñas son dolorosamente conscientes de los cambios en los patrones climáticos que pueden arruinar los cultivos y diezmar los ingresos.

Jesús Canaán, quien se detuvo a descansar mientras la primera de las tres caravanas migratorias recientes pasaba por la ciudad mexicana de Huixtla la semana pasada, describió cómo solía sembrar maíz y frijoles en una hectárea de tierra cerca de las antiguas ruinas de Copán, en el oeste de Honduras.

Un maya ch’orti ‘indígena, Canaán abandonó sus tierras este año después de repetidos fracasos en los cultivos, lo que atribuyó a la sequía, a las malas políticas del gobierno y al clima que se ha vuelto loco, «no llovió este año y el año pasado no llovió”, afirma en voz baja, “mi campo de maíz no produjo nada y con mis gastos, todo lo que invertimos, no teníamos ganancias y no hubo cosecha”.

Desesperado y soñando con los Estados Unidos, Canaán salió a la carretera a principios de octubre y se unió a la caravana de migrantes, dejó atrás a una esposa y tres hijos, de 16, 14 y 11 años, que fueron obligados a abandonar la escuela porque Canaán no podía pagar sus suministros, «no era lo mismo antes, esto nos está obligando a emigrar, en los últimos años, cuando llovió a tiempo, mis plantas produjeron, pero ya no hay ningún patrón” indicó.

Los datos de la patrulla fronteriza y aduanas de los Estados Unidos muestran un aumento en la migración hacia el exterior desde el oeste de Honduras , una de las principales zonas productoras de café, señaló Stephanie Leutert, experta en migración y seguridad de América Central en la universidad de Texas, muchos de ellos son agricultores o trabajadores agrícolas que toman el camino cuando el cultivo de café ya no es rentable, como Antonio Lara, de 25 años, de la ciudad hondureña de Ocotepeque, quien se unió a la caravana con su esposa e hijos, de seis y 18 años. meses.

«El café solía valer algo, pero han pasado siete años desde que hubo un precio decente», Lara dijo que pensaba que los cambios en los patrones climáticos tenían mucho que ver con el problema, aunque también culpaba de su situación a los jefes codiciosos y los distribuidores de café, “no salí de mi país porque quería, me fui porque tenía que hacerlo”, explicó, un tercio de todo el empleo en América Central está vinculado a la agricultura, por lo que cualquier interrupción de las prácticas agrícolas puede tener consecuencias devastadoras .

Desde alrededor de 2012, las plantas de café en América Central han sido devastadas por una epidemia llamada roya de la hoja, que según algunas estimaciones ha afectado al 70% de las fincas, normalmente, el hongo muere cuando las temperaturas bajan en la noche, pero las noches más cálidas le permiten prosperar, afirma Sam Dupre, investigador de la universidad de Maryland, el impacto del cambio climático en el hongo sigue en debate, pero Dupre asegura que la situación en Guatemala «muestra incluso sin un vínculo directo entre el cambio climático lo que sucede cuando estos productos globales fallan».

«Una de las cosas que encontré fue que las personas, en gran parte porque no podían pagar sus deudas, para obtener dinero para alimentos, comenzaron a migrar, la gente me decía que antes de que llegara el óxido de la hoja de café, no migramos, ahora lo hacemos y es normal», termina Dupre.

En un estudio de migrantes centroamericanos realizado por a FAO, el año pasado encontró que casi la mitad se describía a sí misma como insegura alimentariamente, la investigación descubrió una tendencia cada vez mayor de que los jóvenes se muevan como resultado de la pobreza y la falta de trabajo y que el cambio climático está trayendo un clima más extremo e impredecible a la región: las lluvias del verano comienzan más tarde y se han vuelto más irregulares, y la sequía alimentada por El Niño ha afectado a gran parte de América Central en los últimos cuatro años, pero el período ha sido ocasionalmente salpicado por lluvias desastrosas.

La gente se mueve por una maraña de razones diferentes, y la influencia del cambio climático suele ser de gran alcance y, sin embargo, difícil de medir, pero el Banco Mundial estima que el calentamiento de las temperaturas y el clima extremo obligarán a unos 3,9 millones de migrantes climáticos a huir de América Central en el próximo 30 años.

Este movimiento masivo de personas corre el riesgo de desestabilizar sus países de origen y presenta un desafío para destinos, pero la convención de refugiados de la ONU de 1951 establece criterios claros para la concesión de asilo, como la persecución y la guerra, pero el cambio climático no está en la lista y con un estimado de 150 a 300 millones de refugiados climáticos que serán desplazados en todo el mundo para 2050, se necesitará un nuevo marco internacional para acomodarlos.

Fuente
WorldBankACNURScienceDirectReliefWeb

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: