CuriosidadesMedio AmbienteSudamérica

Geoglifos de Palpa son más antiguos que los de Nazca

Más de mil geoglifos han sido encontrados en Palpa, en la región de Ica al centro del Perú

En las laderas de los Cerros de Palpa, hombres de las culturas Nazca, Paracas y Topará, dibujaron gigantescas figuras sobre su cosmogonía y sus costumbres, las civilizaciones precolombinas, que dibujaron miles de geoglifos en la zona que desde el pasado año un grupo de arqueólogos de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ica, DDCI, se han empeñado en devolverle su esplendor y traer a este siglo a las míticas obras pictóricas que se encontraban vandalizadas por habitantes de la región y por quienes transitaban cerca del sitio.

Casi desconocidas, los geoglifos de Palpa no han sido explotadas como destino turístico, ya que son menos conocidas que sus hermanas, las Líneas de Nazca, las impresionantes y emblemáticas figuras, fueron creadas previas a las de Nazca y siendo tan antiguas, no fue hasta 1994, que la UNESCO, las declaró patrimonio material de la humanidad.

Palpa, Perú.
Greshko, “Para la detección de las imágenes, se han utilizado drones, satélites y detección remota”.

En Palpa no hace falta sobrevuelos

«Seguimos hallando más geoglifos, lo que nos revela que toda esta zona fue un gran telar en el que los paracas han ido dibujando a lo largo de todo el periodo de su cultura», ha afirmado, Patricia Balbuena, ministra de Cultura peruana, en ocasión de un recorrido que hiciera con miembros del proyecto Palpa-Nazca en los recientes descubrimientos.

Estas figuras, son enormes geoglifos, una especie de gigantescos dibujos tallados sobre las laderas de las pampas, cuya naturaleza y función aún no ha sido descubierta y que presenta asunto de grandes controversias.

Las imágenes que en un principio se creían de origen nazca, no fueron trazados únicamente por la cultura ancestral, sino que la creación de geoglifos, «se extendió a todos los valles contiguos y estuvo presente desde tiempos aún más tempranos de lo pensado», manifiestan voceros del Proyecto Arqueológico Palpa-Nasca

Palpa, Perú.
Geoglifos humanos y animales en San Ignacio, en la Provincia de Palpa, en el Perú.

En asociación a la Pontificia Universidad Católica del Perú, National Geographic y la organización Sustainable Preservation Initiative, SPI, han creado equipos de arqueólogos y expertos que se han encargado de la exploración y registró las obras, utilizando medios provistos por el sistema de gestión para el patrimonio cultural de Nazca y Palpa, ha referido los arqueólogos.

Las figuras datan de los 500 a.C. y los 650 d.C. y se ha determinado que son de origen Paracas y Topará, y están incluidas en una de las documentaciones «más completas y extensas», que se hayan realizado en la zona.

La ministra Balbuena ha afirmado que, «desde que terminamos la restauración de los geoglifos de Palpa, más avionetas llegan a sobrevolar esta zona. Las aerolíneas están ofreciendo sobrevuelos más amplios», y aunque el ministerio ha hecho énfasis en la necesidad que las normas para su observación sean respetadas al extremo, ha reforzado las protección y resguardo del sitio arqueológico, para evitar su saqueo.

Todo el mundo, «conocíamos las Líneas de Nazca, pero no sabíamos que los paracas, 500 años antes, habían trabajado en esta zona. Muchas de las figuras descubiertas estaban escondidas, tapadas y en riesgo, pues el lugar era utilizado por los mototaxistas para cruzar la carretera Panamericana», precisó la ministra Balbuena.

Fuente
National Geographic

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: