Ciencia y SaludCuriosidadesEconomiaEE.UU.EuropaGenteInternacionalesPolíticaReligiónTecnologia

¿Es posible entrar al juego de Dios?

Nos hallamos en atestada revolución genética

Cuando la información genética de los humanos, que conocemos como el genoma, fue mapeada hace 15 años, prometió cambiar el mundo, los más optimistas anticiparon una era en la cual todas las enfermedades genéticas serían erradicadas y los más pesimistas temían una discriminación genética generalizada, pero ninguna de estas esperanzas y temores a la fecha se han cristalizado, la razón de esto es simple, nuestro genoma es complejo y ser capaz de localizar diferencias específicas en el genoma es solo una parte muy pequeña de entender cómo estas variantes genéticas realmente funcionan para producir los rasgos que vemos.

Desafortunadamente, pocas personas entienden lo compleja que es la genética en realidad y a medida que más y más productos y servicios comienzan a utilizar datos genéticos, existe el peligro de que esta falta de comprensión pueda llevar a las personas a tomar algunas decisiones muy malas, en el MIT en Cambridge, Massachusetts, un centenar de académicos, científicos y biohackers se reunieron recientemente para lo que los organizadores llaman la primera cumbre global de biohacking.

El Biohackers es un término que se acredita a biólogos que trabajan fuera de los laboratorios tradicionales, Josiah Zayner, un ex científico de la NASA, es uno de ellos, se topa con el evento tarde, y un poco fuera de sí, él es tratado un poco como estrella de rock, alabado por los biohackers en asistencia, pero Josiah no lo tiene, «la gente intenta apropiarse del movimiento biohacker, es asqueroso, me siento asqueado de estar aquí», lo que él descea es que el movimiento permanezca en manos de la gente, lejos de la influencia del establecimiento científico.

«No necesito validación del MIT, es como, si la ciencia debería legitimarla ¿verdad?, las cosas geniales que la gente hace deberían legitimarlas», Josiah vive y trabaja en Oakland, California, donde convirtió una casa en un laboratorio científico, desde allí, dirige una empresa que vende kits de ingeniería genética al público, en los Estados Unidos, la edición de genes técnicamente no es ilegal, pero el financiamiento federal está prohibido o es extremadamente difícil de obtener.

«Lo que estamos tratando de hacer es hacer que la tecnología de ingeniería genética sea accesible para las personas, queremos que las personas puedan usar la tecnología de ingeniería genética con la misma facilidad que podrían usar una aplicación en sus teléfonos inteligentes», los kits de Josiah comienzan en aproximadamente 150 dólares, dependiendo de los cultivos celulares y los organismos incluidos para la experimentación, el negocio y el movimiento biohacker que ayuda al servicio, llegó a existir, en gran parte debido a una nueva herramienta, llamada CRISPR.

CRISPR es la abreviatura de repeticiones palindrómicas cortas agrupadas con regularidad entremezcladas, “es una tecnología increíble, porque le permite apuntar directamente a cualquier secuencia en el genoma de algún individuo, a los genes, que desee y realice el cambio que desee», según explica Josiah, la herramienta consta de dos componentes clave, una proteína, que funciona como un par de tijeras, y lo que es esencialmente un GPS, que le dice a las tijeras dónde cortar, el sistema puede cortar con precisión un gen responsable de una enfermedad y reemplazarlo o repararlo.

La Dra. Emmanuelle Charpintier en el Instituto Max Planck en Alemania es la mitad del dúo que descubrió las capacidades de corte genético de CRISPR, ella y su compañera de investigación, Jennifer Doudna de UC-Berkeley, manipularon un sistema de defensa natural en las bacterias que según Charpintier, «es como una especie de tira de película, la persona responsable puede editar el destino y la historia de la vida de una célula o un organismo, con esta tecnología».

Con la ayuda de CRISPR, las compuertas se han abierto a todo tipo de experimentación antes impensable, a diferencia del enfoque cauteloso del gobierno de los EE.UU., para la financiación, los chinos son partícipes de la investigación CRISPR y proporcionan la mayoría de los fondos para docenas de proyectos CRISPR del país, actualmente China lidera el camino en innovaciones editadas por genes, incluidos embriones humanos editados por CRISPR dese 2015.

Revolución Genética.
Los kits de Josiah para la experimentación, son una especie de caja de herramientas para que los biohacker con ayuda de CRISPR, puedan dar rienda suelta a su imaginación y logren crear los nuevos caminos de la genética.

El mapeo del genoma y los estudios a travé de CRISPR, no conocen la ética

A medida que el poder de la computación se ha incrementado, los científicos han podido vincular muchas diferencias moleculares individuales en el ADN con características humanas específicas, incluyendo rasgos de comportamiento tales como el logro educativo y la psicopatía, cada una de estas variantes genéticas solo explica una pequeña cantidad de variación en una población, pero cuando todas estas variantes se suman, dando lo que se conoce como puntuación poligénica de una característica, empiezan a explicar más y más las diferencias que vemos en las personas que nos rodean, pero con la falta de conocimiento genético, ahí es donde las cosas empiezan a malinterpretarse.

El Dr. Lai Liangxue es uno de los principales investigadores de CRISPR en China, «hasta ahora he usado CRISPR en perros, cerdos, conejos y ratones, lo más emocionante es que si quiero hacer algo con animales en biomedicina, ahora lo puedo lograr muy fácilmente, antes, si quiero hacerlo, tal vez me lleve varios años y millones de dólares estadounidenses solo lograr un animal genéticamente modificado, ahora es muy rápido y muy barato».

CRISPR es tan preciso que puede destruir un gen que cambia la apariencia física de un animal, los investigadores en el laboratorio de Lai en Guangzhou, China, usaron CRISPR para aislar y manipular la miostatina de un panecillo, o gen muscular, lo que los convierte en los panecillos más musculosos del mundo, “en broma, contemplé la posibilidad de mejorar mis propios músculos con la edición de genes, y el agujero de conejo de esta tecnología se revela a sí mismo, es tentador”, pregunté si existe el temor de que la gente quiera diseñar sus propios perros y «en realidad, nos entusiasmó», dijo el médico, «cuando confirmamos que es un perro CRISPR por lo que también excita al mundo», pero «desde un punto de vista científico, es muy emocionante, a todos los científicos les gusta este tipo de tecnología y actualmente pueden usar esta tecnología para hacer lo que quieren».

Lai nos lleva a ver su granja de cerdos, donde ha creado cientos de cerdos mutantes usando CRISPR, nos muestra cerdos inmunodeficientes, cuyos genes fueron manipulados para hacerlos más susceptibles a las enfermedades infecciosas, los cerdos y los humanos comparten genomas similares y tenemos el mismo sistema inmunológico, sistema digestivo y padecemos muchas de las mismas enfermedades, según Lai, «si tenemos éxito en los cerdos, podemos transferir esta tecnología a los humanos, pero hasta ahora, la regulación y la ley no nos permiten hacer eso».

Por ejemplo, se puede secuenciar el ADN de un recién nacido, calcular su puntaje poligénico para el rendimiento académico y usarlo para predecir, con cierto grado de precisión, qué tan bien lo harán en la escuela, esta información genética puede ser el predictor más fuerte y más preciso de las fortalezas y debilidades de un niño, el uso de datos genéticos podría permitirnos personalizar más eficazmente la educación y destinar recursos a los niños más necesitados.

Esto es muy inspirador, pero también es inquietante, «CRISPR les permite a los humanos, poner tanto poder en sus manos, que la sola idea de que podríamos estar desempeñando el papel de Dios pone nerviosas a muchas personas», inquiere el Dr. Lai, él ríe, pero esa preocupación no se comparte en China, afirma, «creo que prevenir enfermedades es algo bueno, algo realmente bueno, algunas enfermedades genéticas, si podemos modificarlas, si hay un bebé con algún defecto, ¿por qué no cambiamos eso?, pero depende de quién lo use correctamente, como la energía atómica, si lo usas para generar electricidad, es bueno. Si lo usas en una bomba, es malo».

Es muy probable que dichos servicios de biohacking estén disponibles para comprar, incluso si son ilegales, pero como sabemos por nuestra explicación de la pleiotropía o polifenia, cambiar un gen de forma positiva también podría tener consecuencias imprevistas catastróficas, incluso una comprensión amplia de esto podría evitar que los posibles biohackers cometieran un error muy costoso e incluso potencialmente fatal.

Las controversias son grandes, CRISPR no pretende ser una tecnología que pueda desarrollarse como un juguete, pero menciónelo y las mascotas de diseño o los bebés de diseño a menudo entran en conversación, el aumento de las evaluaciones genéticas de los embriones humanos permite a los científicos crear organismos por diseño, en lugar de dejarlo al azar, pues combinado la secuenciación genética, la caja de herramientas genéticas de la humanidad se ha expandido dramáticamente.

Josiah reflexiona sobre las posibilidades futuras con CRISPR, «¿Quiero ser grande y musculoso?, ¿Quiero?, ¿Sabía que mis músculos tienen, como resistencia alta?, ¿Quiero tener una piel de color oscuro o una piel de color claro o lo que sea?, Quiero, creo que ahora es el punto de partida de dónde podemos tomar esas decisiones», «creo que estamos en medio de una revolución genética, también creo que esto es, literalmente, una nueva era para los seres humanos», esto sin duda, «va a crear una nueva especie de humanos».

Fuente
ScientificAmerican

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: