BancaCriptodivisasCuriosidadesEconomiaInternacionalesPolíticaTecnologia

El fin del dinero en efectivo

Los reguladores y la cadena de boques nos empujan a un mundo sin dinero en efectivo

Cuando Marco Polo visitó a Kublai Khan a fines del siglo XIII, poco parece haberlo impresionado más que el Khan usara papel moneda, «en esta ciudad de Kambala se encuentra la meca del Gran Khan, que se puede decir que posee el secreto de los alquimistas, ya que tiene el arte de producir dinero», escribió y no es difícil ver por qué parecía así, para un europeo de la época, el dinero consistía en cosas como monedas de plata y oro que tenían un valor intrínseco y negociable.

El Khan simplemente tomó la vieja corteza común de los árboles de morera, la cortó en papel y, con una serie de firmas y sellos, declaró que tenía valor, nadie en el imperio mongol se atrevió a rechazarlo como un medio de pago, y hoy en día, esta idea es tan central en nuestras vidas que apenas le ahorramos un pensamiento, pero el efectivo, el dinero físico en su forma de billetes o monedas, está perdiendo su brillo.

Victoria Cleland sabe una o dos cosas sobre el efectivo, actualmente es la directora ejecutiva del Banco de Inglaterra para banca, pagos y dinero digital, el efectivo se convertirá en un nicho de pago antes de lo que pensamos y los cheques que ya casi están en desuso se eliminarán gradualmente.

El aumento de las compras por internet y la mayor conveniencia de los pagos electrónicos, Criptodivisas, aplicaciones móviles, más los costos adicionales para los gobiernos y los bancos centrales asociados con el dinero en efectivo, significa que todo de lo que se habla es de convertir el dinero a completamente digital.

Pero lo más alentador en esta evolución ineludible, es que la tecnología necesaria ya existe, no será un cambio tortuoso, largo y traumático, pero a medida que la carrera del dinero acumula impulso, hay cada vez más rumores sobre las desventajas, el dinero digital puede no resolver todos los problemas de efectivo y traerá una gran cantidad de nuevos también.

El gobernador del banco de la reserva de Australia, Philip Lowe, comentó que durante algunas décadas la gente ha estado especulando que algún día podríamos quedarnos sin efectivo, y ahora podría convertirse en una realidad, «parece que se ha alcanzado un punto de inflexión. Ahora es más fácil que concebir un mundo en el que los billetes se utilizan para relativamente pocos pagos y que el efectivo se convierte en un instrumento de pago de nicho».

Dinero sin Efecto.
El pronóstico es de unos 10 años para llegar a que sea 100% efectivo, no obstante, llegará y una vez más, volveremos a ser guiados por las grandes potencias económicas mundiales a allí donde “debemos” estar.

El dinero en efectivo perdió su efectividad

Para todos los asuntos criminales, actualmente se tiene que confiar en los reguladores para emitir y ejecutar órdenes de registro en bancos y otras instituciones de terceros para recopilar información sobre las transacciones, pero hasta esto está cambiando gracias a las cadenas de bloques para identificar transacciones potencialmente de alto riesgo, recopilar datos y mejorar su análisis para monitorear la actividad de la economía negra.

Pero en general, el cambio a los pagos electrónicos que se está produciendo «tiene mucho sentido, y es similar a otros aspectos de nuestras vidas donde las cosas que solían ser físicas se han complementado o reemplazado con tecnología digital», explicó Lowe.

«Es probable que este cambio promueva nuestro bienestar colectivo», afirma Lowe, en este sentido, una prioridad para la industria es avanzar en el trabajo sobre la identidad digital… Es probable que la identidad digital se vuelva cada vez más importante a medida que más y más actividad tenga lugar en línea».

Los seres humanos han usado todo tipo de cosas para intercambiar artículos de valor económico: metales raros, cadenas de conchas e incluso jarras de whisky, pero esos objetos se han vuelto más efímeros, con el papel moneda reemplazando a la mayoría de las monedas y las formas digitales suplantando cada vez más al papel, el dinero físico está a punto de desaparecer por completo.

Los economistas ven grandes beneficios en una sociedad sin efectivo: menores costos de transacción, nuevas herramientas para gestionar el crecimiento económico y el fin de la evasión fiscal y el lavado de dinero y los críticos ven una erosión de la privacidad, los nuevos poderes aterradores para los tiranos y un aumento de la desigualdad.

Desde la época de los romanos, la gente ha probado muchas alternativas para llevar un montón de dinero en efectivo, los comerciantes árabes elaboraron letras de cambio para financiar transacciones internacionales, un sistema que se extendió a Europa a finales de la edad media; En 1949, el empresario estadounidense Frank McNamara creó la industria de las tarjetas de crédito y poco después, los bancos comenzaron a adoptar sistemas informáticos que hacían más fácil hacer un seguimiento del dinero digitalmente.

Luego vino el primer cajero automático, en Londres en 1967; Las tarjetas de débito comenzaron a emitirse en grandes cantidades en la década de 1980 a medida que crecían las redes de cajeros automáticos y la banca en línea despegó en la década siguiente, terminando con el dominio del efectivo de una vez por todas.

Pero aun miles de millones de personas pobres en el mundo en desarrollo dependen del efectivo para comprar bienes por cantidades muy pequeñas, a menudo solo centavos, estos, no todos, no pueden permitirse teléfonos u otros medios para interactuar con una red de efectivo digital, lo que podría hacer que las personas que no tienen igual acceso a los servicios bancarios y los ciudadanos de segunda clase quedaran por fuera de la ecuación, pero el dinero es un organismo con vida propia y está a punto de dar un salto cuántico.

Fuente
RafaelDeJorgeFinanzasPersonales

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: