Ciencia y SaludCuriosidadesGenteInternacionalesPolíticaReligión

Discutir y argumentar, te hace más inteligente

Porqué de evitar los conflictos en el trabajo es un terrible error

Los seres humanos generalmente quieren evitar el conflicto, no es de gratis que se diga que nadie quiere tener una discusión, pero al tenerla no quiere perderla, y es una reacción humana natural evitar el desacuerdo con un superior, «nuestros cuerpos se especializan en la supervivencia, por lo que tenemos un prejuicio natural para evitar situaciones que puedan dañarnos», afirma Joseph Grenny, coautor de Crucial Conversations y cofundador de VitalSmarts, los humanos están preestablecidos para dar batalla de opiniones, incluso cuando ve que una situación lo pueda colocar en riesgo.

«La mayoría de las veces estamos intentando relacionarnos con la gente», afirma Liz Stokoe, profesora de análisis de conversación en la universidad de Loughborough, incluso cuando no estamos de acuerdo, tratamos de señalar que queremos mantenernos en términos amistosos, por nuestras palabras, el lenguaje corporal e incluso los ritmos del habla, pero también «estamos tratando de hacer concesiones», añade Stokoe, «estamos monitoreando constantemente nuestras conversaciones para tratar de poner a la gente en una posición en la que sea fácil para ellos estar de acuerdo con nosotros».

Estamos especialmente inclinados a evitar la fricción en el trabajo, ¿Quién quiere comenzar una disputa con alguien a quien tienes que sentarte al lado, ocho horas al día?, si tu compañero de trabajo es tu jefe, hay incluso menos incentivo para disentir, pero esto puede ser un enfoque completamente equivocado, según Amy E. Gallo, autora de The Harvard Business Review “Guide To Query With Conflict At Work”, «todos piensan que quieren trabajar en esta utopía pacífica en la que todos se lleven bien», asevera, «pero si no estamos en desacuerdo, no vamos a producir un buen trabajo, simplemente no es posible».

Tener diversidad de ideas significa que las personas estarán en desacuerdo, por lo que «veo a las organizaciones hablar todo el tiempo sobre el deseo de diversas perspectivas, entornos de trabajo inclusivos», explica Gallo, «y cuando obstaculizan los desacuerdos, básicamente dicen: no queremos escuchar opiniones diferentes. Que es una forma importante de mostrar diferentes perspectivas y crear un trabajo más exitoso».

Ten una Discusión hoy.
El desacuerdo no tiene que ser desagradable. No tiene por qué ser malo. Puedes hacerlo con empatía, compasión y amabilidad.

La discusión es la clave del desarrollo intelectual

En la ciencia, por ejemplo, las nuevas teorías no solo se prueban con experimentos, sino que también son cuestionadas por otros investigadores, el profesor Stuart Firestein de la universidad de Columbia cree que estos desafíos son vitales, incluso cuando él es el receptor, «en muchas ocasiones, en mi laboratorio, presenté un manuscrito para su publicación, y un revisor encontró algún defecto significativo en él», acota, «estoy muy agradecido por eso, porque podría haber publicado esto y haber estado equivocado en público y ahora somos solo yo y este crítico que sabía que soy un idiota».

Podría llamar a la ciencia un sistema para aprovechar este proceso de prueba, «la ciencia es una estructura que está destinada a permitir el desacuerdo», atestigua Firestein, «recuerdo haber asistido a reuniones con personas que se gritaban entre sí, pero luego iban al bar y bebían, y así es como debería funcionar, pues hay una relación de respeto a pesar de lo mucho que no estás de acuerdo con alguien «, puedes estar pensando que no tiene la piel lo suficientemente gruesa como para soportar esta cultura de desafío perpetuo, pero sin importar cuán profundo sea nuestro compromiso con un objetivo compartido, ya sean ideas más innovadoras, mejores soluciones de problemas o la búsqueda científica de la verdad, a nadie le gusta estar equivocado.

Déjame intentar persuadirte de que el desacuerdo vale la pena, pues en primer lugar, pone a prueba tus ideas frente a las ideas que compiten, lo que es algo bueno, afirma Claire Fox de la Academia de Ideas, «ayudará a mejorar tu lado del argumento, porque intentarás involucrarte al más alto nivel con los mejores argumentos provenientes de la oposición, por lo que tendrás que ser mejor en tu propio argumento», dice Fox, «o, nunca se sabe, podrías cambiar de opinión».

En segundo lugar, puede aprovechar su lado egoísta, en lugar de tratar de negarlo, «el sesgo y el dogmatismo y la terquedad» son el combustible para forjar mejores ideas, dice el autor Jonathan Rauch, «no quieres que las personas entren a la habitación sin estar muy convencidas de las cosas. Todo lo que quiere es que envíen sus opiniones para que las revisen otras personas. Entonces aprovechas la energía de su certeza, sus prejuicios y sus desacuerdos».

En tercer lugar, las peculiaridades del pensamiento humano que parecen fallas pueden ser ventajas después de todo, tomemos el sesgo de confirmación, nuestra tendencia a buscar más pruebas que confirmen nuestra opinión existente, “si estás solo, o si solo hablas con personas que están de acuerdo contigo, entonces es probable que tengas argumentos apilados de tu lado», dice el científico cognitivo Hugo Mercier, «y eso podría conducir a al exceso de confianza y a la polarización», con el profesor Dan Sperber, Mercier escribió “The Enigma of Reason”, ellos argumentan que aparentes debilidades en el razonamiento humano se convierten en puntos fuertes cuando estamos discutiendo en contra de otros, somos mejores para evaluar los argumentos de otras personas que el nuestro.

«Si estás en una discusión de buena fe con personas del otro lado del espectro político», indica Mercier, «derribarán tus pobres argumentos, te darán argumentos para el otro lado, y las cosas deberían terminar funcionando», Ok, argumenta, de acuerdo con Mercier y Sperber, es el hogar natural de la razón humana, solo, caemos fácilmente en el pensamiento perezoso y reunimos argumentos para reforzar nuestras suposiciones, solo probándose el desafío de convencer a los demás, de encontrar las debilidades en sus argumentos y dejar que busquen las fallas en sus argumentos, puede probar ideas.

Es por eso que estamos argumentando que te debes a ti mismo, a las personas con las que trabajas, y a la sociedad en general, para entrar en una buena discusión al menos una vez al día y por “bueno”, me refiero a ambos, riguroso y respetuoso, como dice Gallo, «el desacuerdo no tiene que ser desagradable. No tiene por qué ser malo. Puedes hacerlo con empatía, compasión y amabilidad «.

Fuente
HBRAcademyOfIdeas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Translate »
error: