CentroaméricaCorrupción

Del acuerdo de Bukele con las pandillas

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, llegó a un acuerdo con las Maras para reducir artificialmente los homicidios

Un informe explosivo publicado el martes por el medio El American acusó al presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de llegar a un acuerdo con las Maras más grandes del país. Con lo que falsificó las estadísticas de homicidios que terminaron abruptamente cuando Bukele ordenó una serie de arrestos contra prominentes pandilleros.

Las supuestas negociaciones de Bukele con las Maras como la Salvatrucha o MS-13, son objeto de informes por parte de medios como el diario El Faro de El Salvador.

Las acusaciones de que el pacto fue roto por Bukele, resultó en un aumento abrupto en los homicidios. Además del aumento ya existente en los casos de otros delitos violentos en marzo, son nuevas.

Bukele, un prolífico usuario de redes sociales, no respondió al informe. Pero, publicó en Tuit, documentando el colapso estadístico de la tasa de homicidios en El Salvador el lunes.

Orlando Avendaño, de El American, sostuvo en su informe del lunes, que Bukele diseñó ese colapso al pedir a las Maras que escondieran sus asesinatos. Estos cavaron fosas comunes que el gobierno no revelaría para documentar oficialmente los asesinatos como «desapariciones».

Bukele y sus Maras.
Cuando Bukele, supuestamente, rompió el acuerdo, El Salvador documentó 79 homicidios en todo febrero. Todos o la mayoría de estos, cometidos por la MS-13.

El acuerdo de Bukele con las Maras, fue usado como una trampa, que también cobro la vida de cientos de personas

«Sin ninguna razón obvia, tuvo éxito. El Salvador, un país tradicionalmente violento y con una fuerte historia de guerra de Maras, comenzó a registrar días sin un solo homicidio», señaló Avendaño. «Nadie entendió lo que estaba pasando, todo mientras Bukele se jactaba de ello en su cuenta de Twitter».

Citando a periodistas salvadoreños, tanto dentro como fuera del registro, el informe de Avendaño citó evidencia de que Bukele habría ocultado la tasa de homicidios extremadamente alta del país. Haciendo que las pandillas desaparecieran a los muertos.

«En todo 2020, unas 200 personas desaparecieron en El Salvador. A finales de 2021, la cifra se había duplicado. El Estado fingió buscarlos, pero los familiares de desaparecidos denunciaron varias veces que nadie los está ayudando», observó el informe.

«En febrero de este año, la policía encontró varias fosas comunes». Que, «estaban siendo reportados como desaparecidos, no como homicidios», indicó el legislador salvadoreño César Reyes a El American. «Luego, a finales de marzo de este año, los asesinatos comenzaron a contarse».

«Lo que estaba pasando era que los grupos criminales tenían estas fosas clandestinas. Para que el gobierno no contara las muertes como homicidios», insistió.

La tasa de homicidios se disparó durante la noche de marzo después de que Bukele declarara la guerra a las Maras violentas de la nación. Este, afirmó arrestar a 600 personas en un día e imponiendo un estado de emergencia de un mes de duración.

Nayib Bukele, anunció que racionaría la comida para los encarcelados. Y advirtió a los activistas de derechos humanos: «Si la comunidad internacional está preocupada por sus angelitos, deberían venir y traerles comida. Porque no voy a quitar dinero del presupuesto de las escuelas para alimentar a estos terroristas».

Un mes después, la legislatura de El Salvador aprobó la ampliación de los fondos para nuevas prisiones. Bukele controla la asamblea legislativa.

Fuente
ElAmericanVozDeAméricaBreitBart

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: