Ciencia y SaludCuriosidadesInternacionalesTecnologia

Comienza el vuelo de Icarus

El proyecto fijará las bases de los viajes interestelares para los próximos 100 años

Los humanos sabemos desde hace mucho tiempo que ir a las estrellas será difícil, si no imposible, pero hay que recordar el lema de la NASA, Per Áspera Ad Astra, una frase latina que significa «a través de la adversidad a las estrellas», que nos llega desde Séneca el Joven, un contemporáneo de Nerón e incluso hoy en día, cuando nuestras metáforas de esfuerzo y ambición son muchas, como  «arar en el mar», o «ir por el oro», cuando nos esforzamos por captar la dificultad de una tarea o la enormidad de un logro, «busca las estrellas» es la primera y más natural frase que viene a la mente, nuestra jerarquía de los logros humanos supremos es en este sentido notablemente estable en la cima y por eso se denominó al proyecto Icarus.

Y con razón, porque el viaje interestelar es, de hecho, extremadamente difícil, con la mejor tecnología de propulsión de la actualidad, los cohetes químicos, tomaría entre 50 y 100 milenios llegar a Próxima Centauri, la estrella más cercana al Sol, las ideas que tenemos sobre cómo agilizar tal viaje son solo eso, “ideas”, pertenecen al reino de la especulación.

No obstante, están comenzando a adquirir un brillo empírico y sin duda, el paquete de tecnologías que posiblemente podría enviar una nave espacial a otra estrella no estará aquí dentro de la década, o incluso dentro de varias, pero esas tecnologías tampoco son solo realismo mágico, de hecho, la planificación para su desarrollo ha comenzado en serio.

En septiembre del pasado año, DARPA, la agencia de proyectos de investigación avanzada de defensa, convocó una conferencia en Orlando, Florida, para discutir y promover uno de sus proyectos de investigación más novedosos y fascinantes: el estudio 100 Years Starship, para los próximos 100 Años, según DARPA, el estudio está destinado a «desarrollar y madurar un portafolio tecnológico que permita un vuelo espacial tripulado de larga distancia dentro de un siglo».

Con ese fin, DARPA ahora está negociando una subvención de 500 mil dólares para la ex astronauta Dra. Mae Jemison, cuya fundación personal se asociará con el Project Icarus, una división de Icarus Interstellar, para sembrar los planes para una misión interestelar que podría abarcar varios siglos, el proyecto Icarus, que se centrará en los desafíos tecnológicos de la misión, es se fundamenta en un estudio teórico de ingeniería que fue lanzado en 2009 por la sociedad interplanetaria británica con el propósito de diseñar una nave espacial interestelar.

Reúne a un grupo internacional de ingenieros aeroespaciales voluntarios de agencias espaciales gubernamentales, universidades y del sector privado con el propósito de generar informes técnicos sobre el diseño de ingeniería, la funcionalidad, física, operación y perfil de misión de una sonda interestelar, se puede pensar que es una especie de repositorio de ideas innovadoras sobre viajes interestelares.

Proyecto Icarus.
Tziolas, El proyecto «No tiene que ser tan educativo, solo hagamos naves espaciales que reflejen sus diseños y deja que la gente vuele y explore Alpha Centauri».

Un estudio voluntario de ingeniería teórica para diseñar una nave espacial interestelar

El Proyecto Icarus, se inspira en el proyecto Daedalus, un estudio de cinco años lanzado por la sociedad interplanetaria británica en 1973 para determinar si el viaje interestelar era factible, este proyecto finalmente concluyó que el viaje interestelar era posible, pero reconoció que los desafíos técnicos eran significativos, por lo que Icarus, apunta a continuar donde lo dejó Daedalus, tratando de eliminar algunos de esos desafíos técnicos.

Andreas Tziolas, un antiguo investigador en la NASA que posee un PhD. en gravitación y cosmología, es el Líder del estudio para el proyecto Icarus, contó, “he estado interesado en viajes interestelares desde que era un niño. No me avergüenza decir que fui hijo de Star Trek. Cuando crecí en Grecia, recuerdo que Star Trek se presentaría muy temprano los domingos por la mañana, pero eso no me impidió ver, nunca me perdí un episodio. Mi madre solía bromear, si solo te levantaras para la escuela con la misma emoción que te levantas los domingos».

«Voy a dedicar mi vida a esto, a esto que es difícil, esto eso está al margen de la ciencia, de modo que podemos poner una especie de peldaño, y la próxima generación puede pisarlo para entrar en esta cultura interestelar «, Tziolas, ha estado haciendo estos últimos 25 años, se graduó en ingeniería de naves espaciales, después de lo cual trabajó en varias misiones espaciales para la NASA, entre las que se cuentan el telescopio espacial Hubble, la Misión Galileo a Júpiter, el Mars Pathfinder y el Mars Polar Lander.

Cuando se inició el proyecto Icarus, una de las razones principales por las que se pensó que era importante, era que la gente del equipo original de Daedalus y varios de los investigadores más importantes en el campo de la ingeniería interestelar habían estado falleciendo lentamente o se estaban jubilando, y de repente, se encontraron con esta situación en la que no había una nueva generación de ingenieros interestelares en el mercado y no había nadie trabajando en ello.

El primero de los objetivos era levantar una nueva generación de ingenieros interestelares, buscaron voluntarios, cualquier persona, ya fuera un doctorado o un inventor de garaje, o simplemente gente apasionada, gente que pasar todas las noches leyendo sobre la exploración interestelar y se toparon con varias personas alrededor del mundo que tenían una experiencia técnica extraordinaria, pero que no necesariamente se ven bien en el papel, por lo que no tienen la oportunidad de contribuir con la NASA o la ESA o cualquiera de las otras agencias espaciales importantes.

En griego, Daedalus significa «astuto trabajador», y en la mitología griega, por supuesto, Dédalo es este maestro artesano, la encarnación mítica del hombre como creador de tecnología, pero su hijo Ícaro fue otra historia, es famoso por ignorar las advertencias de su padre sobre volar demasiado cerca del sol, y por morir como resultado de eso, entonces, ¿por qué Ícaro?

Tziolas, comenta que hay dos razones, “En primer lugar, el Dr. Allen Bond, que era el líder del proyecto para Daedalus, dejó una nota a las generaciones futuras en el informe final del programa para la nave espacial Daedalus”, en él dijo, «hemos establecido algunos peldaños, los primeros guijarros, y hemos establecido una dirección, pero serán los hijos de Dédalo, tal vez un Ícaro, los que tendrán que pasar y hacer esto mucho más factible. diseño.»

Porque recordar lo que Daedalus estaba tratando de lograr era solo un estudio de viabilidad, un estudio para ver si esto era posible, los informes de Daedalus son muy poco apreciados y esta fue la primera vez en la historia humana que algún equipo demostró que la exploración interestelar es factible usando la física de hoy, eso nunca había sido hecho antes por la NASA o cualquier otra persona, “fue un hito significativo”, afirmó Tziolas.

El fin de este proyecto, es empujar los límites tecnológicos, pues si no hay que resolver uno de estos enormes problemas, que es difícil, realmente difícil, entonces no encontraran motivación para resolverlo, “Si la población humana nunca hubiera aumentado más allá de mil millones de personas, todos vivirían cómodamente, dispersos, no habría grandes alturas, el transporte sería diferente, la civilización entera sería diferente”, asevera Tziolas, “los problemas únicos que acompañan a las altas poblaciones han dado lugar a estas tecnologías, a estas formas de vida. Del mismo modo, si nunca hubiéramos decidido ir al espacio, nuestra civilización sería muy diferente. No tendríamos teléfonos celulares, no tendríamos sistemas satelitales, y no tendríamos este tipo de poder computacional. Hubiéramos estado bien, pero estaríamos atrapados en un cierto nivel de avance tecnológico”.

El proyecto Daedalus favoreció un motor de pulso de fusión nuclear, en el cual pequeños perdigones de combustible de fusión serían inyectados a alta velocidad en una cámara de reacción y encendidos por haces de electrones de alta energía, para el proyecto Icarus, se centrará la investigación en un sistema de propulsión basado en la fusión, pero el sabor de la fusión aún está en debate, uno de los problemas con el sistema de propulsión de fusión de Daedalus es que funciona con helio 3 y el helio 3 es muy escaso en la superficie de la tierra, de hecho, para recolectar suficiente helio 3 para visitar otra estrella, necesitarías explotar las atmósferas de los gigantes gaseosos como Neptuno y Júpiter.

Fuente
IcarusInterstellar

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Translate »
error: