AsiaEconomiaEE.UU.

China culpa a EE.UU. de encender la mecha de la guerra comercial

Los chinos no quieren hacer el primer disparo, paro no permanecerán de brazos cruzados ante la arremetida norteamericana

Aunque no ha caído la primera bomba arancelaria que ya lanzó la Casa Blanca, la administración china permanece en la espera de una reconsideración a lo que este viernes sucederá, por lo que voceros del Zhongnanhai, «no quieren» una guerra comercial que, como se ha advertido, dará inicio el día de hoy desde los Estados Unidos con la imposición del primer enjambre de aranceles a productos importados desde el gigante asiático, y es que Gao Feng, portavoz del ministerio de comercio a manifestado que «China está obligada a reaccionar para defender el interés del país y de su pueblo» y mantendrá la defensa de sus empresas dentro o fuera del país.

Ya las tropas están colocadas y la batalla es inminente y será a muerte, pues desde Beijing han anunciado inmediatas represalias contra bienes de exportación estadounidense, pero ya el presidente Donald Trump argumentó que aumentará gradualmente las reprensiones hasta unos 450 mil millones de dólares en bienes contra China.

Guerra Comercial.
Estados Unidos insiste en intensificar amenazas de aplicación de aranceles contra la red de suministros de compañías chinas.

China se preparan para recibir el primer impacto

La declaración de guerra de la Casa Blanca, se basa en el argumento de que las medidas tienen el objetivo de beneficiar a las compañías norteamericanas, que, según se ha previsto, podrían volverse más competitivas con la aplicación de estos aranceles, pero es que no se puede crear desarrollo económico a expensas de tus socios comerciales y hoy a las 00.00 hora de Washington y durante el mediodía de Beijing, entrarán en vigor un grupo de aranceles del 25% sobre 818 productos de exportación chinos, que ascienden a unos 34 mil millones de dólares, que en su mayoría provienen del sector industrial y tecnológico.

«Las medidas de EE.UU. están atacando esencialmente las cadenas mundiales de suministro y de valor. En palabras simples, EE.UU. está abriendo fuego contra todo el mundo, inclusive contra sí mismo», expresó Feng que también añadió que China no cederá ante las presiones de EE.UU. y que continuará en la defensa de los procesos económicos del país asiático, en el marco de la legalidad.

Pero China, señaló Feng, «no se doblegará frente a las amenazas y el chantaje y no vacilará en su determinación de defender el libre comercio y el sistema multilateral», y es evidente que «China ha reiterado varias veces que no va a disparar la primera bala, no vamos a aplicar medidas arancelarias antes de que lo haga EEUU», finalizó el vocero del Ministerio de Comercio.

A pesar de no querer hacer el primer ataque, el gobierno de Xi Jinping no se quedará de brazos cruzados, y Washington ha amenazado con una nueva remesa de aranceles a otras exportaciones chinas que totalizan unos 200 mil millones de dólares, por lo que se espera que la batalla sea larga y con muchas víctimas, a rededor del mundo y no sólo estadounidenses y asiáticas.

Guerra Comercial.
Ministerio de Comercio Chino afirmó que el gobierno de Pekín no cederá ante las presiones de EE.UU.

Las implicaciones de esta política arancelarían puede elevar precios y afectar en gran medida a las cadenas de comercialización internacionales, ya muchos especialistas han advertido durante todo el proceso pre bélico, sobre el daño potencial que el proteccionismo norteamericano puede causar al comercio y la economía mundial, a pesar que Wilbur Ross, secretario de comercio de la administración Trump y Washington dan poco crédito a estas preocupaciones.

Estas informaciones son «prematuras y probablemente muy imprecisas», escribió el mismo Trump esta semana, y afirmó que la economía está «tal vez, mejor que nunca», incluso «antes de arreglar algunos de los peores y más injustos acuerdos de comercio que un país haya hecho jamás».

El caso es que desde que se iniciaron las hostilidades, empresarios estadounidenses se han puesto en alertan y enérgicamente han mostrado su preocupación sobre los perjuicios a los que dicen estar expuestos, y la cámara de comercio norteamericana está presionando a Trump a recapacitar sus acciones, pues las tarifas ahora afectan a exportaciones equivalentes a 75 mil millones de dólares y tienen en vilo a muchas compañías norteamericanas y a miles de sus trabajadores.

China persiste en su posición de mantener la paz y firmar el armisticio y desde la cancillería del gigante asiático ha instado a Washington a «abandonar la mentalidad de la Guerra Fría» y no dejarse llevar por entusiasmos, haciendo «conjeturas y presiones injustificadas» contra compañías chinas, desde el país asiático el canciller ha manifestado que «Continuaremos evaluando el impacto potencial de la guerra comercial iniciada por EE.UU. en las empresas y les ayudaremos a mitigar posibles crisis», declaró Gao.

Fuente
CNN

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: