EconomiaEE.UU.InternacionalesMedio OrienteNorteaméricaPolíticaVenezuela

Atacar en nombre de la democracia

El autodenominado estado vigilante de las libertades mantiene una política agresiva contra la autodeterminación

Según fue proclamado por los Estados Unidos, el principal objetivo por el que las autoridades norteamericanas asignan recursos para promover la democracia en el mundo, es la democracia en sí, por lo que los políticos occidentales defienden descaradamente que, para tomarse en serio, las naciones deben emular la tradición democrática occidental, pero retiren el barniz de estas llamadas democracias, y acecha algo siniestro y podrido detrás, la democracia cacareada por los países occidentales, niega el derecho mismo y solo otorga la libre facultad de ser dominado.

Tan sólo han pasado 2 mil 500 años, desde que la democracia tomó su primer aliento en ese semillero fértil del pensamiento filosófico conocido como lo fue Atenas, una de las muchas ciudades-estado que componían la antigua Grecia, el primer experimento de «gobierno del pueblo», que Winston Churchill describió una vez como «la peor forma de gobierno, excepto para todos los demás», y que ha definido en general la estructura política de lo que hoy se conoce como el mundo occidental.

Nadie le otorgó el derecho a Washington de derrocar violentamente gobiernos en otros países, y esto no depende del nivel de democracia que estos tengan. Es un asunto interno, por lo que, si sufren de violencia o necesitan apoyo, son ellos quienes deben dirigirse a la ONU o a las organizaciones especializadas en la protección de derechos humanos. No hace falta que el Senado de EEUU le brinde su ayuda.

En algún lugar a lo largo del camino de la evolución accidentada de la democracia, que fue testigo de un importante crecimiento con las revoluciones estadounidense y francesa, se arraigó la idea de que la «democracia de estilo occidental» era la condición sine qua non de la filosofía política, en otras palabras, ninguna nación se consideró completa o segura, a menos que se comprometiera con los ideales políticos del mundo occidental, abreviatura del «mundo de Estados Unidos», fue en ese suelo contaminado donde se plantaron las semillas de la travesura y el caos.

En 1917, por ejemplo, el presidente estadounidense, Woodrow Wilson, en un esfuerzo por justificar su llamado a declarar la guerra a Alemania, aconsejó valientemente al congreso, «el mundo debe estar a salvo para la democracia», o en otras palabras, norteamérica serviría como custodio, el policía global, de la sagrada tradición política, a lo que los principales intelectuales, incluido Noam Chomsky, creen que esta idea fue la fuerza motriz detrás de muchos de los enredos militares futuros en lugares como Vietnam, Camboya y Corea, por nombrar sólo algunos pequeños y alegres retoños.

Atacar en nombre de la Democracia.
Procesos tales como los acuerdos de paz, las elecciones y las reformas constitucionales, pueden ayudar a mantener un equilibrio entre intereses contrapuestos, así como reducir la fragilidad y la violencia.

La nación norteamericana, se ha reservado el papel de democratizador del mundo

La marca evangelística de Wilson de lo que equivale al imperialismo estadounidense se hizo eco 81 años más tarde por Madeleine Albright, entonces secretaria de estado estadounidense, cuando comentó sin pestañear que, «si tenemos que usar la fuerza, es porque somos Estados Unidos; somos la nación indispensable Nos mantenemos firmes y vemos más lejos que otros países en el futuro, y vemos el peligro aquí para todos nosotros”, fue ella misma y como representante de la democracia de estilo occidental quien dijo en 1996 que creía que las sanciones de la ONU respaldadas por Estados Unidos contra Iraq, que provocaron la muerte de aproximadamente medio millón de niños iraquíes, valían la pena, y es que Albright debiese intentar explicar los méritos de la «democracia occidental» a los padres de esos niños.

Esa línea de pensamiento patológico continuó con George W. Bush cuando, en marzo de 2003, ordenó una invasión de Iraq para «democratizar el país», y es curioso cómo los países que siempre parecen necesitar una dosis fatal de democracia occidental, entregado a través de drones y misiones de misiles de crucero, sucede que se encuentra a horcajadas sobre un océano de reservas de petróleo, pero la ironía no termina allí.

Justo antes de que el ejército estadounidense comenzara a pulverizar un país relativamente estable y desarrollado de Oriente Medio en nombre de los valores democráticos, millones de manifestantes contra la guerra desfilaban por las principales capitales del mundo occidental, exigiendo el cese de las hostilidades, fue en ese entonces, cuando en Roma se rompió el récord mundial de participación de protesta en 3 millones, Madrid quedó en segundo lugar con 1.5 millones, seguido de Londres con 1 millón, lo que se antoja como una magnífica participación en nombre de la democracia, de hecho, pero los líderes del mundo occidental «libre» nunca parpadearon y con arrogancia descartaron esta demostración de democracia en acción, avanzando con su agresión ilegítima y gratuita en nombre de la democracia occidental.

Sin embargo, como finalmente sucedió, la gente fue vindicada, pues no había ninguna razón legítima para invadir Iraq por «albergar armas de destrucción masiva», que fue una noticia falsa antes de que las noticias falsas fueran siquiera una cosa. Sin embargo, las autoridades han culpado a ese «error» desastroso que ha matado, herido y desplazado a millones de inocentes, en un «error de inteligencia.

En la actualidad, las llamadas democracias occidentales, muchas de las cuales son miembros de la anacrónica OTAN, rara vez necesitan preocuparse por los manifestantes que se oponen a la guerra ni por ningún otro medio de comunicación occidental que condene sus actividades descaradamente antidemocráticas en el extranjero y es que la razón es difícil de definir, pero debe derivar de un fenómeno dual, los votantes/consumidores, consumidos por las mismas libertades que la democracia ha puesto a disposición y que se han obsesionado demasiado con las políticas de identidad para preocuparse por lo que sucede en todo el planeta en su nombre.

Al mismo tiempo, han llegado a comprender que ninguna cantidad de protesta política cambiará nada, como resultado de esta apatía democrática y desilusión en los países, los políticos occidentales son libres de iniciar un cambio de régimen a voluntad contra enemigos imaginarios, aunque para ello sea necesario enfatizar que los habitantes de la democracia occidental son tan victimizados por su sistema político como lo son las personas asediadas en tierras extranjeras.

Después de todo, ¿cuándo los principios democráticos realmente funcionan en beneficio de las personas en el mundo occidental?, eso es indiscutible, para muestra, el 5 de julio de 2015, Grecia, el mismo lugar de nacimiento de la democracia, celebró un referéndum en el que se le preguntó al pueblo si quería aceptar un acuerdo de rescate impulsado por la comisión europea, el FMI y el banco central europeo, por el que más del 62% de los griegos, entendiendo que el préstamo del FMI nunca podría ser devuelto, rechazó el plan.

Pero, ¿qué saben los demos de esas cosas?, y el primer ministro griego, Alexis Tsipras, ignorando los resultados del referéndum, firmó un plan de rescate paralizante por parte de los acreedores internacionales, el mismo Mario Monti, ex primer ministro de Italia, admitió que el gobierno griego «muy antidemocráticamente» rechazó el resultado del referéndum, asumiendo una carga de deuda que perjudicará a los griegos durante muchas generaciones futuras.

Finalmente, la gente de la Europa «democrática» no tuvo voz ni voto en la controvertida decisión de varios estados importantes de la UE, sobre todo Alemania, que ha acogido a alrededor de 1.4 millones de personas, para atraer a millones de inmigrantes dentro de sus fronteras, teniendo en cuenta que la medida ha colocado una carga considerable sobre los estados nación individuales, es sorprendente que la iniciativa haya continuado sin consultar al público.

En resumen, la «democracia de estilo occidental» se ha convertido en un juego en manos de los políticos occidentales, utilizados para iniciar operaciones de cambio de régimen en el extranjero, mientras aplastan iniciativas «impopulares» apoyadas por el público en el país e intereses económicos, por más es simplemente una farsa que necesita terminar democráticamente.

Fuente
SputnikDraw My Life

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: