ÁfricaAméricaAsiaBancaEconomiaEE.UU.EuropaInternacionalesMedio OrienteOceaníaPanamáPetróleoPolítica

Allá viene China con la Franja y la ruta

El proyecto internacional se describe como una Ruta de a Seda de siglo XXI

La Iniciativa Belt and Road, BRI, o Franja y ruta de Pekín ha sido llamada el plan Marshall Chino, una campaña apoyada por el estado para el dominio global, un paquete de estímulo para una economía en desaceleración y una campaña de marketing masiva para algo que ya estaba sucediendo: la inversión china alrededor el mundo, el proyecto se describe a menudo como una “Ruta de la seda” del siglo XXI, formada por una franja de corredores terrestres y un conglomerado de rutas marítimas.

Durante los cinco años transcurridos desde que el presidente Xi Jinping anunció su gran plan para conectar Asia, África y Europa, la iniciativa se ha transformado en un amplio eslogan para describir casi todos los aspectos del compromiso chino en el exterior.

La franja y la ruta, Belt and Road, o Yi dai Yi lu, es un «camino de seda del siglo XXI», confusamente formado por un «cinturón» de corredores terrestres y un «camino» marítimo de rutas marítimas que van desde el sudeste asiático hasta Europa oriental y África, he incluye 71 países que representan la mitad de la población mundial y una cuarta parte del PIB mundial.

Todo, desde un parque temático afiliado a Trump en Indonesia hasta un campamento de jazz en Chongqing, ha sido calificado como franja y ruta, los países de Panamá a Madagascar, de Sudáfrica a Nueva Zelanda, han prometido oficialmente apoyo.

Franja y Ruta.
El objetivo de la iniciativa es fortalecer los vínculos de infraestructura, comercio e inversión entre China y otros 65 países que representan colectivamente más del 30% del PIB mundial, el 62% de la población y el 75% de las reservas de energía conocidas.

La franja y la ruta, significan una gran inversión

Se espera que la Iniciativa Belt and Road cueste más de 1 mil millardos de dólares, aunque existen estimaciones diferentes sobre cuánto dinero se ha gastado hasta la fecha, según un análisis, China ha invertido más de 210 mil millones, la mayoría en Asia, pero los esfuerzos de China en el extranjero no se detienen ahí, pues también significa que las empresas chinas están realizando trabajos de construcción en todo el mundo en una escala sin paralelo.

Hasta la fecha, las compañías chinas han asegurado más de 340 mil millones de dólares en contratos de construcción a lo largo de la franja y la ruta, sin embargo, el dominio de China en el sector de la construcción se produce a expensas de los contratistas locales en los países socios.

Las vastas sumas recaudadas por las empresas chinas están en desacuerdo con la retórica oficial de que el proyecto está abierto a la participación mundial y sugieren que la iniciativa también está motivada por factores distintos al comercio, como la necesidad de China de combatir el exceso de capacidad en el país.

Más recientemente, los gobiernos de Malasia a Pakistán están empezando a repensar los costos de estos proyectos, Sri Lanka, donde el gobierno arrendó un puerto a una compañía china durante 99 años después de luchar para hacer los reembolsos, es una advertencia y a principios de este año, el centro para el desarrollo global encontró que otros ocho países incluidos en el proyecto corrían un grave riesgo de no poder pagar sus préstamos.

Las naciones afectadas pudiesen ser Djibouti, Kirguistán, Laos, Maldivas, Mongolia, Montenegro, Pakistán y Tayikistán, que se encuentran entre las más pobres de sus respectivas regiones y deberán más de la mitad de su deuda externa con China, por lo que los críticos temen que China pueda usar la «diplomacia de la trampa de la deuda» para obtener concesiones estratégicas, como las disputas territoriales en el Mar de China Meridional.

En 2011, China canceló una deuda no revelada adeudada por Tayikistán a cambio de 1.158 kilómetros cuadrados de territorio en disputa, “hay algunos casos extremos en los que China presta en entornos de alto riesgo, y parece que la motivación es algo diferente”, explica Scott Morris, uno de los autores del informe del centro de desarrollo global de Washington.

“En estas situaciones, el apalancamiento que China tiene como prestamista se utiliza para fines no relacionados con el préstamo original «, alerta el especialista, algo de preocupación sobre la expansión de la presencia comercial china en todo el mundo conducirá eventualmente a la expansión de la presencia militar, el año pasado, China estableció su primera base militar en el extranjero en Djibouti.

Los analistas dicen que casi todos los puertos y otras infraestructuras de transporte que se están construyendo pueden ser de doble uso con fines comerciales y militares, «si puede transportar mercancías, puede transportar tropas», afirma Jonathan Hillman, director del proyecto reconectando Asia en el CSIS.

Franja y Ruta.
Los críticos de la independencia del sistema judicial del país, que tradicionalmente responde al partido comunista gobernante de China, temen que los tribunales favorezcan a los partidos chinos sobre las firmas extranjeras.

La franja y la ruta, impactará la hegemonía del poder comercial de occidente

A otros les preocupa que China vaya a exportar su modelo político. Herbert Wiesner, secretario general del Centro PEN de Alemania, dice que los derechos humanos están «dejados en las zanjas a los lados de la Nueva Ruta de la Seda».

Es probable que franja y ruta continúen desarrollándose, entre otras cosas porque estos proyectos señalan lealtad a Xi y la iniciativa se ha consagrado en la constitución del partido comunista chino, que también eliminó los límites de los períodos, dejando a Xi espacio suficiente para continuar el proyecto todo el tiempo que quiera.

También les da a los proyectos chinos dispares en el extranjero la apariencia de ser parte de un gran plan estratégico, según Winslow Robertson, un especialista en relaciones China-África, no es una iniciativa centralizada, sino una marca, “¿Quién determina qué es un proyecto de franja y ruta o un país de franja y ruta?, nadie está seguro es un todo y nada”.

China planea establecer tribunales internacionales, en Shenzhen y Xi’an, el antiguo centro de la Ruta de la Seda original, para resolver disputas comerciales relacionadas con el proyecto, y «es un recordatorio de que BRI es más que carreteras, ferrocarriles y otras infraestructuras difíciles», asevera Jonathan Hillman, director del centro de estudios estratégicos e internacionales en Washington, «también es un vehículo para que China escriba nuevas reglas, establezca instituciones que reflejen los intereses chinos y reforme la infraestructura blanda».

Los funcionarios han dicho que los tribunales, basados ​​en las agencias judiciales, de arbitraje y de mediación del tribunal popular supremo de China en Beijing, seguirán las normas internacionales e invitarán a expertos legales de fuera de China a participar, los expertos legales dicen que los tribunales probablemente se basarán en los tribunales del centro financiero internacional de Dubái y en el tribunal de comercio internacional de Singapur, que ya llegó a un acuerdo con China para resolver las disputas relacionadas con franja y ruta.

Fuente
WorldBank

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
Translate »
error: