AméricaCiencia y SaludColombiaEE.UU.InternacionalesPolíticaSudaméricaVenezuela

Reaparece epidemia de malaria, paludismo y dengue

Entre las fronteras de Brasil, Colombia y Venezuela se presentan los casos

Expertos norteamericanos han advertido de una epidemia de enfermedades como la malaria y el dengue en una escala sin precedentes en América Latina en la triple frontera entre Colombia, Venezuela y Brasil, tras el colapso del sistema sanitario del país sudamericano.

Los beneficios de salud pública de todo el continente de los últimos 18 años podrían ser deshechos si Venezuela no acepta la ayuda para controlar los brotes de Zika, Dengue, Paludismo y otras enfermedades que aqueja a su gente que habita en las fronteras, los expertos estadounidenses han advertido en un informe publicado en el diario de enfermedades infecciosas del Lancet.

Venezuela fue una vez, líder regional en el control de la Malaria y del cuidado de la salud, pero la falta de medicamentos y el colapso de su sistema de salud, aunado a la salida masiva de médicos, indica el informe, creando una emergencia pública “de interés hemisférico”.

“Estas enfermedades ya se han extendido en los países de Brasil y Colombia y con el aumento de transporte aéreo y la migración humana, la mayor parte de la región de América Latina y el Caribe, así como algunas ciudades de Estados Unidos anfitrión de la diáspora venezolana, incluyendo Miami y Houston, se está en mayor riesgo de reaparición de la enfermedad”, afirma el documento.

El autor principal, Dr. Martin Llewellyn, con sede en la universidad de Glasgow, ha llamado a la acción global, “el resurgimiento de enfermedades como la Malaria en la frontera de Venezuela ha establecido una epidemia de proporciones sin precedentes, en toda la región”, afirmó el investigador.

“Basado en los datos que hemos recopilado instamos a las autoridades nacionales, regionales y mundiales a tomar medidas inmediatas para abordar las epidemias que estan empeorando y evitar su expansión más allá de las fronteras venezolanas”.

Las cifras eran probablemente una subestimación porque el gobierno venezolano había cerrado la institución responsable de la recogida de datos de la organización mundial de la salud, los casos de malaria se están presentando desde hace un año, en un país que tendría la certificación de haber erradicado la enfermedad en 1961, se levantaron en un 359% entre 2010-15, de 29 mil 736 a 136 mil 402, aumentando 71% 2016-17, a 411 mil 586, debido a una disminución en el control de los mosquitos y la escasez de medicamentos antipalúdicos.

Epidemia en Venezuela.
Nuevos casos aparecen en Colombia en las zonas abandonadas por guerrilleros desmovilizados y donde nunca antes se habían hecho controles epidemiológicos, o focos en la selva de Brasil y en el Amazonas del Ecuador.

La epidemia que apareció en la frontera está agobiando a los venezolanos

La epidemia ha sido sobrealimentada por el auge de la minería ilegal en la selva cerca de la frontera sur del Brasil, donde reservorios de la enfermedad sobrevivieron a pesar de su eliminación oficial a nivel nacional.

Brasileños ilegales y supuestos guerrilleros venezolanos habían acudido a la zona en los últimos años para cavar y buscar oro en las minas ilícitos, aprovechando el colapsó e hiperinflación que erosionó los salarios para profesionales y trabajadores en Venezuela.

El agua estancada en los pozos y campamentos insalubres proporciona un caldo de cultivo perfecto para los mosquitos y la malaria se ha hecho endémica en muchas de las minas, algunos mineros y sus familias han sufrido decenas de brotes de la enfermedad.

Una mujer que trabaja cerca de la ciudad de Tumeremo afirmó que su hija de cuatro años de edad, ya habían tenido 13 episodios de la malaria, después de la última de ellas, los médicos le advirtieron: “tienes que elegir, tu hija o la mina”, por lo que se mudó a un cielo diferente, pero la familia no puede permitirse abandonar la zona.

La naturaleza transitoria del trabajo minero y problemas de la zona poco a poco han afectado vastas extensiones del país, cuando los trabajadores infectados hicieron que la enfermedad se reintrodujera en áreas de donde ya había sido erradicada.

“Nunca he estado en las minas,” comentó David Guevara, un constructor de 39 años de edad, que hacía cola para el tratamiento de la malaria en el puerto industrial de ciudad Guayana, cerca de 200km de los campamentos mineros más cercanos.

La enfermedad o mal de Chagas, una de las principales causas de insuficiencia cardiaca en Latinoamérica, puede resurgir, según asevera el informe, el Dengue ha aumentado más de cinco veces entre 2010-17, y seis epidemias cada vez más grandes se registran, en comparación con cuatro de los años anteriores.

“Hacemos un llamado a los miembros de la organización de estados americanos y otros organismos políticos internacionales para aplicar más presión al gobierno venezolano a aceptar la ayuda humanitaria ofrecida por la comunidad internacional para fortalecer el sistema de salud… Sin esos esfuerzos, los logros de salud pública durante los últimos 18 años podrían pronto revertirse,” comentó Llewellyn.

Fuente
ElNacionalElPeriódico
Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error:
Close