AméricaCiencia y SaludCuriosidadesEconomiaInternacionales

Educación + Trabajo + Matrimonio = Felicidad

El mito del éxito es el centro de nuestra idea de bienestar

La evidencia cuenta una historia diferente, sostiene Paul Dolan, científico del comportamiento, pues son innumerables las historias sobre cómo debemos vivir nuestras vidas, porque se espera que seamos ambiciosos; querer ser rico, exitoso y bien educado; casarse, tener hijos, son las narraciones sociales que pueden hacer que nuestra vida sea más fácil, al proporcionar pautas para el comportamiento, y en ocasiones también nos pueden llevar a la felicidad plena.

Pero son, en su corazón, historias, y aquellas que pueden no haberse originado teniendo en cuenta a las personas de hoy en día, como tal, muchas de estas historias terminan creando una especie de disonancia social por la cual, perversamente, causan más daño que bien.

Hasta el uso de malas palabras, demuestra un vocabulario deficiente y/o poca inteligencia, y sin embargo, nunca se han encontrado tales correlaciones; jurar es solo dañino cuando se usa de manera agresiva o abusiva, y no cuando se usa como medio de transmitir entusiasmo y énfasis, en estas circunstancias, la evidencia muestra que hace más bien que daño, por lo que la idea de que jurar en el papel de profesor, debería dar un ejemplo “mejor” a los que le admiraban.

La narrativa social y otras similares han soportado generaciones de cambios, han sido moldeados por estructuras de poder, culturas, leyes, familias, medios de comunicación, práctica histórica e incluso ventaja evolutiva, además de satisfacer algunos de los deseos innatos, tales narraciones han desarrollado reglas de pensamiento y acción que ayudan a hacer que un mundo complicado sea más fácil de navegar.

Al mirar la narrativa en busca de pistas sobre cómo vivir, se nos proporciona un camino coherente para seguir en busca de la felicidad, no solo se quiere encajar, sino que también podemos, enojarnos con quienes no lo hacen, lo que finalmente es una postura jodidamente estúpida.

El comportamiento y la reacción demuestran una sola manera en que estas historias pueden dañar a todos y a las personas que los rodean, se convierten en trampas narrativas, que juntas forman el mito de la vida perfecta.

Las historias en torno a la riqueza y el éxito, en particular, son narraciones sociales de las que parece que no podemos tener suficiente, debería ser obvio que la ausencia de cualquiera de estas dos cosas puede causar ansiedad y desdicha, pero las narraciones sugieren, sin embargo, que no importa cuánto se tenga, se espera que se esté buscando más.

El supuesto es que cada vez se alcanza más felicidad con más dinero y más marcadores de éxito, la trampa proviene del hecho de que la felicidad que se obtiene al adherirse a estas narrativas se hace cada vez más pequeña cuanto más se asciende en la escalera y, eventualmente, puede invertirse, pues para ser más felices se necesita pasar de una cultura de “más por favor” a una de “solo lo suficiente”.

Los datos sugieren que ser rico puede llevar a que el tiempo y la atención se dirijan hacia actividades que estimulen el logro de más riqueza, como jornadas laborales más largas y desplazamientos más prolongados, y alejarse de actividades que generen más felicidad, como el tiempo fuera y el tiempo con la familia y amigos.

Esta discrepancia entre el gran efecto sobre la felicidad que imaginamos que debería aportar el aumento de la riqueza y el pequeño efecto que experimentamos contribuye en gran medida a explicar la trampa narrativa de alcanzar la riqueza, pero la mayoría de las personas, realmente creen que la miseria continuaría cayendo con ingresos más altos por encima de este punto.

Felicidad.
En cuanto a las narraciones sociales que rodean el amor y el matrimonio, las trampas narrativas están en todas partes, piensa en tus cuentos para dormir cuando eras niño y unas palabras están alojadas en algún lugar de tu cerebro: “Y, se casaron y vivieron felices para siempre”, estos finales felices imaginarios se quedan con nosotros como adultos.

Parece simplista, pero sigue siendo importante decir que la felicidad está allí afuera

Un enfoque suficientemente justo de la riqueza no se hace más fácil por las demandas que nos imponen los compromisos familiares, especialmente a medida que su familia crece, y las expectativas sociales, en este sentido, las redes sociales, en particular, facilitan la exhibición más allá de nuestros sueños más salvajes.

Incluso sin el bombardeo constante para alcanzar más riqueza, “lo suficiente” todavía puede sonar como una contra narrativa débil para “seguir luchando por más”, pero incluso si parece aburrido aceptar que ya puedes tener suficiente riqueza, también puede ser tremendamente liberador, una vez que tenga suficiente dinero para pagar las cosas básicas que desea en la vida, puede dejar de preocuparse constantemente.

Atender a ser rico también significa que juzgamos con dureza a los demás por estar contentos con lo que tienen, podríamos llamarlos poco ambiciosos o perezosos, preservando así el status quo y haciendo más probable que más personas sean miserables con lo que tienen, por lo tanto, debemos dejar de juzgar a los demás como perezosos, poco inspiradores o poco ambiciosos cuando informan ser felices como son.

La narrativa de alcanzar la riqueza estigmatiza a quienes no quieren más dinero, en vez de eso, celebremos a aquellos que eligen dedicar su tiempo y esfuerzo a causas de valor social en lugar de cuestionarlos por no acumular más riqueza personal.

Podemos tomar decisiones en nombre de otros de acuerdo con las mismas reglas que minimizan la miseria, deberíamos tener más respeto que el que tenemos actualmente por aquellos que abandonan las narrativas sociales que simplemente no son para ellos, así todos nos escapamos del mito de la vida perfecta y de ser felices para siempre.

Paul Dolan es profesor de ciencias del comportamiento en la London School of Economics, es un experto en la medición de la felicidad y actúa como asesor de bienestar del gobierno y de varias ONG, su primer libro, “Felices por Diseño” de 2014, argumentó que encontrar un sentido de propósito y placer en la vida nos hace más felices, “las historias sobre cómo debemos vivir nuestras vidas, puede lastimarnos tanto como pueden ayudar”, Dolan afirma que encuentra felicidad en su trabajo, salir con amigos, tener nuevas experiencias, hablar con los taxistas y concluye: “Soy un hombre muy afortunado: no porque tenga un gran trabajo, dinero, familia y todas esas cosas, sino porque tengo una disposición soleada, ahora eso me hace feliz”.

Fuente
PaulDolan
Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error:
Close