AméricaEconomiaEE.UU.InternacionalesPolíticaSudamérica

Bolsonaro, Trump: “barajamos todas las opciones”

El líder de la extrema derecha ofrece su apoyo para lograr entrar en la OTAN

El presidente brasileño de la ultra derecha, Jair Bolsonaro, se encuentra en su primera visita oficial a Estados Unidos, el encuentro diplomático tenía todo el drama de una telenovela brasileña, intriga, traición, familia, controversia, pero los televidentes de la izquierda en Brasil estaban divididos.

Luego de una desastrosa entrevista con un canal internacional de noticias, los veredictos sobre la actuación del líder carioca, fueron marcadamente contrastantes, capturados en los dos hashtags: #BolsonaroEnvergonhaOBrasil y #BolsonaroOrgulhoDoBrasil, Bolsonaro vergüenza y orgullo de Brasil, respectivamente.

Incluso en Washington, Bolsonaro no pudo escapar de las batallas internas que han perseguido su administración desde que asumió en enero, el domingo por la noche, el ex asesor de la casa blanca Steve Bannon organizó una proyección de una película sobre el gurú ideológico de Bolsonaro, el filósofo y teórico de la conspiración Olavo de Carvalho, que se enfrentó a miembros del gobierno brasileño y llamó la vicepresidente, Hamilton Mourão, un “idiota”.

“Me encanta este chico Bolsonaro, pero él está rodeado de traidores,” esgrimió de Carvalho, el domingo, de Carvalho, junto a Bannon, habían flanqueado Bolsonaro en una cena de “formadores de opinión” donde el ministro de finanzas, Paulo Guedes, aclamó a De Carvalho como “el líder de la revolución”.

Guedes y Bolsonaro fueron aplaudidos cuando dirigió a los inversores el lunes con un mensaje de mercado libre, “es básicamente amor a primera vista. En el sentido económico, obviamente, no soy homofóbico”, dijo Bolsonaro de Guedes.

Pero tal lenguaje boomerang fue escuchado más tarde esa noche cuando fue entrevistado: “El capitán de la extrema derecha del ejército tiene una larga historia de hacer comentarios que son la antítesis de los valores americanos, especialmente cuando se trata a la comunidad LGBT,” observó el presentador del Fox News.

Como afirma Maurício Santoro, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Río de Janeiro señaló: “Cuando Fox news explica que Bolsonaro es de extrema derecha, no es nada para casual”.

Bolsonaro tropezó cuando cuestionó en sus prejuicios y a las bandas paramilitares con su familia y ha aprobado el muro y la política represiva de Trump sobre los migrantes.

“La mayoría de los inmigrantes potenciales no tienen buenas intenciones”, comentó desatando un huracán de protesta online en Brasil, una nación de inmigrantes y emigrantes, sobre 1 millón de brasileños vive en los Estados Unidos.

Pero Bolsonaro evadió la afirmación cuando se reunió con Trump el martes, y se desvivió en alabanza a Trump, “siempre he sido un gran admirador de los Estados Unidos y esta admiración aumentado con la llegada de su excelencia a la presidencia”, declaró Bolsonaro.

Jair Bolsonaro.
Brasil ha permitido a los Estados Unidos permanecer en la frontera entre Venezuela y el norte de Brasil, para tratar de lograr un acuerdo con el ejército venezolano.

Bolsonaro, se porta sumiso ante las posibilidades que le presenta Trump

Según su afirmación, los dos líderes populistas tenían mucho en común: Dios, valores familiares, un odio al socialismo y las funciones extra oficiales para los miembros de su familia.

Ambos países se dedicaban a la “garantía de las libertades, respeto a la familia tradicional, en el temor de Dios, nuestro creador, y se oponen a la ideología de género, la corrección política y noticias falsas”, expuso Bolsonaro.

El presidente brasileño ha mismo ha acusado de utilizar “falsas noticias” para afrontar a un reportero que cubre una investigación sobre un exasesor de su hijo.

Pero las palabras fueron suficientes para sacar alabanza de Trump, que también señaló al diputado de Bolsonaro Eduardo con adulación, “ha sido fantástico”, expresó Trump.

Como Ivanka Trump, Eduardo desempeña un papel enorme en el gobierno de Bolsonaro y parece eclipsar el ministro de relaciones exteriores Ernesto Araújo durante la visita.

Brasil quiere que Estados Unidos ayude a concederle un status de “gran aliada de la OTAN”, que ayudaría al país a comprar tecnología y equipo militar y norteamérica quiere permiso para lanzar un tratado de libre comercio en Brasil.

Después de su almuerzo, Trump manifestó en una conferencia de prensa con Bolsonaro que se ha inclinado a apoyar, dando privilegios de la OTAN a Brasil y que el gobierno norteamericano y Brasil están finalizando un acuerdo para que las empresas estadounidenses se abran espacio en el mercado brasileño.

“Es realmente un lugar increíble cuando se estudia y cuando lo ves”, explicó, “debido a la localización, cantidades enormes de dinero sería ahorrados. Para decirlo muy simplemente, los vuelos son mucho más cortos por la proximidad de Brasil hasta el Ecuador, es un lugar de lanzamiento ideal”.

Bolsonaro llegó lejos con un acuerdo que abrirá un satélite en el nordeste de Brasil a las empresas norteamericanas y con la promesa de Trump de apoyo a la candidatura de Brasil para unirse a la OCDE, un club económico de los países ricos.

“Un gran éxito para la administración de Bolsonaro,” dijo una fuente diplomática con conocimiento de las negociaciones, “un éxito moderado para Brasil”.

Ninguno mencionó el hecho de que China, la misma que actualmente está enfrascada en una guerra comercial contra norteamérica, ahora es principal socio comercial y de inversiones de Brasil.

Horas después de reunirse con Trump, Bolsonaro anunció que visitará Beijing este año, “Trump prometió alianzas económicas y militares y trató a Bolsonaro como un verdadero líder, un igual a los ojos del público,” expresó Wendy Schiller, presidente de ciencias políticas en la universidad de Brown, “pero a menos que se concrete un acuerdo con Estados Unidos sobre el comercio dentro de los próximos seis meses a partir de ahora, no estoy segura de que va a ser una gran ventaja”.

Los funcionarios estadounidenses también esperan Brasil puede ayudar a lidiar con la agitación política actual en Venezuela, Brasil ha echado a estado al lado a la administración de Trump en el reconocimiento de líder de la asamblea nacional Juan Guaidó como el presidente interino de Venezuela y en tratar de forzar al presidente venezolano Nicolás Maduro fuera del gobierno.

La visita de Bolsonaro a Washington era quizás más política que cualquier cosa, fue con la esperanza de calmar a los votantes que le condujeron a su elección: nacionalistas ultraconservadores que están alineados con la derecha religiosa en Estados Unidos.

Fuente
GloboInternacional
Tags

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error:
Close